Ayuntamiento de Villafranca de los Caballeros

5_mayo_2021.pngLa coruñesa Irene González fue la primera jugadora en competir de igual a igual entre hombres, en los años veinte, y fundó su propio equipo, pero murió muy joven de tuberculosis. Irene tenía el punto obstinado de las pioneras. Ejerció de delantera, pero cobró fama porque se puso bajo palos y tuvo arrestos para armar un equipo y llamarle Irene Fútbol Club. Era la única mujer entre hombres, la capitana. Y fue la primera mujer en cobrar por jugar al fútbol en España.

Ocurrió en A Coruña entre 1924 y 1927, en una singular peripecia que la convirtió en una celebridad en la ciudad mientras le golpeaba la tragedia porque en aquel tiempo fallecieron sus padres, un hermano y un sobrino. Se quedó al cuidado de Delfina, su hermana mayor, y su marido.

Esta es la historia de una transgresora que desde la pasión desafió todas las convenciones, las de un entorno en el que las mujeres carecían del derecho al voto y apenas asomaban de manera tangencial en la vida pública, las de una sociedad en la que poderosos altavoces emitían mensajes censores sobre la creciente afición por la práctica deportiva y apuntaban, entre alarmas, que cada vez eran más las mujeres a las que les molestaba que se les siguiese llamando el sexo débil.

Es una historia de género, pero también de entusiasmo futbolero. “¡Es una historia tan corta…!”, suspira Matilde Regaldíe, la única descendiente viva de la generación posterior a Irene González Basanta (A Coruña, 1909-1928), la orgullosa sobrina de una futbolista legendaria que se convirtió en la primera mujer en competir de igual a igual entre hombres. Y en liderarlos. Matilde, que va camino de los 88 años, rescata la memoria que le transmitió su madre sobre Irene. Y expresa un deseo: “Ahora que tantas niñas juegan al fútbol me gustaría que supieran lo que ocurrió hace casi 100 años”. El fútbol no solo fue masculino en sus albores. En 1881 se datan partidos en Gran Bretaña, también periodos de silencio atribuibles a los sectores más reaccionarios.

Al principio de su carrera, en el equipo infantil Racing-Athletic, Irene jugaba de delantero centro, pero por motivos desconocidos, cuándo fundó su club Irene C.F., del que pasaría a ser capitana, ella pasó a jugar en la posición de portera.

1925, cuando faltaban tan solo unos meses para que cumpliera 16 años, le sacaron una fotografía, la única conocida. En ella se la puede ver con un jersey blanco, pantalón negro bombacho medias y zapatos para jugar al fútbol. Quienes la vieron jugar afirman que Irene era una gran portera, a la cuál era muy difícil de encajar un gol. Con el Irene F.C. jugó en competiciones infantiles de La Coruña, y de junio a septiembre de 1925 organizó un campeonato en el que participaron 18 clubes. También intervino en varios encuentros amistosos.

1927, enfermó de tuberculosis, enfermedad la cual la apartó del terreno de juego. Con los pocos recursos que tenía, tuvo que empeñar sus escasos enseres para poder pagar la medicación, alimentación y el alquiler. En noviembre del mismo año, periódicos locales difundieron su grave estado, y los apuros por los que pasaba, y, debido a esto, rápidamente surgió la solidaridad de la gente. En La Coruña, Ferrol y Betanzos se hicieron colectas entre aficionados durante los partidos de fútbol y se celebraron varios partidos benéficos, cuya recaudación íntegra se le entregaría. Gracias a todo esto, Irene pudo recuperarse, pero meses después, moriría repentinamente en su domicilio por una secuela que le dejó la tuberculosis.

3 marzo 2021Josephine Garis Cochrane (Condado de Ashtabula, Ohio, 8 de marzo de 1839 – Chicago, Illinois, 3 de agosto de 1913) (74 años) fue una inventora estadounidense. Inventó el primer lavavajillas comercialmente exitoso, que construyó junto con el mecánico George Butters.

Biografía

Josephine era hija de John Garis, un ingeniero civil, e Irene Fitch Garis. Tenía una hermana, Irene Garis Ransom. Su abuelo, John Fitch, patentó un barco de vapor. Creció en Valparaíso, Indiana, donde fue a un colegio privado hasta que se incendió.

Tras trasladarse al condado de Shelby (Illinois), Josephine se casó con William Cochran, político y comerciante, el 13 de octubre de 1858. Su marido murió cuando tenía 45 años, dejándola arruinada y con deudas, lo que le motivó para desarrollar el lavavajillas. Mantuvo el apellido de su marido, Cochran, pero añadió la «e» después de su muerte. El matrimonio tuvo dos hijos, Hallie, que murió con dos años y Katharine.

Josephine murió el 3 de agosto de 1913 de un derrame cerebral o agotamiento en Chicago y fue enterrada en el cementerio Glenwood de Shelbyville en Illinois.

El lavavajillas de Cochrane

Otros intentos habían sido hechos para producir un lavavajillas comercialmente viable. En 1850, Joel Houghton diseñó un lavaplatos a manivela. En la década de 1860s, L. A. Alexander mejoró en el dispositivo con un mecanismo para girar una bandeja con platos en una cuba de agua. Tampoco de estos aparatos fueron particularmente eficaces.

Josephine, diseñó el primer modelo de su lavavajillas en la cabaña detrás de su casa. George Butters era un mecánico que ayudó en la construcción del primer lavavajillas; también trabajó en la primera fábrica de lavavajillas. Para construir la máquina, primero midió los platos y diseñó compartimentos de cable para que cupiera tanto platos como tazas, o salseras. Dichos compartimentos los introdujo dentro de una rueda que reposaba horizontal dentro de una caldera de cobre y un motor hacía girar la rueda, al mismo tiempo que el agua caliente jabonosa, proveniente de la caldera, rociaba los platos. Su lavavajillas fue el primero en utilizar agua a presión en vez de un estropajo para limpiar los platos dentro de la máquina. Su invento se expuso en 1893, en la Exposición Mundial Colombina de Chicago y ganó el primer premio por «La mejor construcción mecánica, duradera y adaptada al ritmo de trabajo». La noticia de su invento se difundió, y pronto recibió pedidos de su lavadora de platos para restaurantes y hoteles de Illinois, patentó su diseño y lo empezó a producir. El negocio de su fábrica, Garis-Cochran, empezó en 1897. No es hasta 1949 cuando su lavavajillas llegó a ser el típico utensilio de casa. Comenzó a ser más conocido y la mayoría de los hogares tenían la capacidad para tener uno de esos lavavajillas en aquella época. Estos primeros lavavajillas requerían una gran cantidad de agua caliente, las casas deben ser modificadas con la apropiada fontanería para estas nuevas tecnologías.

FUENTE: https://es.wikipedia.org/wiki/Josephine_Cochrane

4 abril 2021Dorchester Massachusetts, el 7 de mayo de 1845, nació una persona extraordinaria en la historia de Estados Unidos. Su nombre era Mary Eliza Mahoney . Cuando era adolescente, se interesó en convertirse en enfermera. Sin embargo, no fue hasta muchos años después que alcanzó con éxito esta meta y muchos otros logros. Algunos de los primeros trabajos de Mary fueron en el New England Hospital for Women and Children, donde trabajó como cocinera, conserje, lavandera y auxiliar de enfermería durante más de quince años. En 1878, ingresó en la escuela de enfermería de dieciséis meses del hospital, que fue el primer programa de enfermería profesional en el país. Durante este tiempo, Mary tuvo que brindar atención a las personas pacientes durante turnos prolongados, asistir a conferencias durante todo el día y áreas de estudio en las salas médicas, quirúrgicas y de maternidad. Cuatro meses de formación implicaron trabajar como enfermera privada. Al final del programa de enfermería, fue una de las tres estudiantes que se graduaron de entre los/as 43 estudiantes que iniciaron el programa, así como la única afroamericana en recibir un diploma y convertirse en enfermera graduada.

La enfermera: Mary trabajó como enfermera privada en muchos lugares de Boston y se hizo popular por su atención eficiente. Cuando la gente se enteró de su reputación, otras personas clientes de estados cercanos comenzaron a solicitar sus servicios. También se sabía que mantenía un estándar más alto para las enfermeras al convertirse en una de las primeras personas afroamericana miembros de la organización de enfermería llamada American Nurses Association (ANA). Se jubiló después de dedicar cuarenta años de su vida a trabajar como enfermera, pero continuó brindando apoyo mediante la contratación de otras enfermeras para la profesión. Una de las razones por las que Mary trabajó principalmente como enfermera privada fue la discriminación contra los afroamericanos durante esos tiempos. Apoyó el establecimiento de la Asociación Nacional de Enfermeras Graduadas de Color (NACGN) y pronunció un discurso en su primera convención anual que señaló las desigualdades en enfermería. Esto la llevó a convertirse en capellán de la organización y miembro vitalicio. Mary también participó en el movimiento por la igualdad de las mujeres y fue una de las primeras mujeres que se registró para votar en Boston.

Por su pasión por la enfermería y la igualdad, Mary ha sido reconocida de muchas formas. Diez años después de su muerte en 1923, la NACGN inició el premio Mary Mahoney, que la ANA continúa entregando hoy. Ha sido incluida en el Salón de la Fama de Enfermería y el Salón de la Fama de la Mujer. Hay un monumento de María en su tumba restaurada que muchas enfermeras vienen a visitar, en honor a sus contribuciones a la profesión de enfermería.

Resumen: Mary Mahoney fue una persona extraordinaria en la historia de Estados Unidos y tuvo muchos logros:

  • Fue la primera enfermera afroamericana que trabajó en los Estados Unidos.
  • Asistió a la escuela de enfermería del New England Hospital for Women and Children.
  • Ella fue una de las tres estudiantes que se graduaron de los 43 compañeros que comenzaron con ella, así como la única afroamericana en recibir un diploma y convertirse en enfermera graduada.
  • Trabajó como enfermera privada y se hizo popular por su atención eficiente.
  • Fue una de las primeras miembros afroamericanas de la Asociación Estadounidense de Enfermeras (ANA).
  • Se convirtió en capellán y miembro vitalicio de la Asociación Nacional de Enfermeras Graduadas de Color.
  • Fue una de las primeras mujeres que se registró para votar en Boston.
  • Ella está en el Salón de la Fama de la Enfermería y el Salón de la Fama de la Mujer.

 

FUENTE: https://estudyando.com/enfermera-mary-mahoney-biografia-y-logros/

2 Febrero 2021Inés Suárez, (Plasencia, Extremadura, 1507-Santiago, Chile, 1578) fue una conquistadora y militar española, conocida por su notable papel en el período de la Conquista de Chile. Formó parte de la expedición a Chile de Pedro de Valdivia, siendo la primera española en pisar dicho territorio. Además participó en la fundación de la actual ciudad de Santiago de Chile (por aquel entonces, «Santiago de Nueva Extremadura») y fue figura clave en su defensa durante el asedio mapuche de 1541.  Existe una  serie de TV que adapta su vida y andaduras: “Inés del Alma mía” (basado en una novela de Isabel Allende con el mismo título).

Inés Suárez nació en Plasencia en 1501. Su madre, quien le enseñó el oficio de costurera, pertenecía al pueblo llano. Tenía una hermana llamada Asunción.. En 1526, a la edad de 19 años, conoció a quien sería su primer esposo, Juan de Málaga. De este matrimonio no nacieron hijos. Entre 1527 y 1528 Juan, su marido, se embarcó con rumbo a Panamá e Inés permaneció en España esperándole. Pasaron los años y solo recibió noticias de él desde Venezuela. En 1537 consiguió la licencia del rey y se embarcó hacia las Indias en busca de su marido. En 1537 cuando contaba con algo menos de 30 años de edad llegó a América en la búsqueda de su esposo del que solo tuvo información con motivo de su muerte en la Batalla de las Salinas Como compensación por ser viuda de un soldado español recibió más tarde una pequeña parcela de tierra en el Cuzco donde se instaló así como una encomienda de indígenas

En Cuzco conoció a Pedro de Valdivia, maestre de campo de Francisco Pizarro y posterior conquistador de Chile, recién vuelto tras la batalla de las Salinas (1538) y cuya encomienda era colindante con la suya.  A finales de 1539, decidió marchar junto a Pedro de Valdivia en su expedición a las tierras de Chile. Para ello Valdivia solicitó autorización para ser acompañado por Inés, la que Pizarro concedió mediante carta, aceptando que la mujer le asistiese como sirviente doméstico, pues de otro modo la Iglesia hubiese objetado a la pareja. En el viaje, Inés prestó diversos servicios a la expedición, por lo que fue considerada entre sus compañeros de viaje, según Tomás Thayer Ojeda, como «una mujer de extraordinario arrojo y lealtad, discreta, sensata y bondadosa, y disfrutaba de una gran estima entre los conquistadores».

A los 11 meses de viaje (1540), la expedición arriba al valle del río Mapocho. Ya a punto de derrotar a los españoles, los indígenas de pronto abandonaron las armas y huyeron en estampida, logrando ser capturados algunos de ellos. Posteriormente los cautivos declararían haber visto «a un hombre montado sobre un caballo blanco que, empuñando una espada, bajó de las nubes y se abalanzó sobre ellos», siendo esta misteriosa aparición la que provocó su huida. Los españoles consideraron que la milagrosa aparición no era sino Santiago, por lo que, en señal de agradecimiento, dieron el nombre de Santiago de la Nueva Extremadura a la recién fundada ciudad con fecha 12 de febrero de 1541. En septiembre de 1541, Valdivia y tropas auxiliares incas abandonaron la ciudad para sofocar una rebelión de los indígenas cerca de Cachapoal. En septiembre, jinetes españoles salieron de la ciudad para enfrentarse a los indígenas, cuyo número en un principio se estimaba en 8000 hombres, y posteriormente 20 000. Pese a contar los españoles con caballería y mejores armas, los indígenas eran una fuerza superior. Durante el ataque, la labor de Inés había consistido en atender a heridos y desfallecidos, curando sus heridas y aliviando su desesperanza con palabras de ánimo, además de llevar agua y víveres a los combatientes y ayudando incluso a montar a caballo a un jinete cuyas serias lesiones le impedían hacerlo solo. Pero aún tendría que desempeñar un papel decisivo en la lucha: viendo en la muerte de los siete caciques la única esperanza de salvación para los españoles, Inés propuso decapitarlos y arrojar sus cabezas entre los indígenas para causar el pánico entre ellos. Afirma un testimonio que «salió a la plaza y se dispuso frente a los soldados, enardeciendo sus ánimos con palabras de tan exaltadas alabanzas que la trataron como si fuese un valiente capitán, y no una mujer disfrazada de soldado con cota de hierro». Avivado el coraje de los españoles, estos aprovecharon el desorden y la confusión causada entre los indígenas al topar con las cabezas decapitadas de sus caciques, logrando poner en fuga a los atacantes. La acción de Inés en esta batalla sería reconocida tres años después (1544) por Valdivia, quien la recompensó concediéndole una condecoración. A la luz de los hechos posteriores, la unión de más de diez años entre Pedro de Valdivia e Inés Suárez no era bien vista entre algunos vecinos de marcado fervor religioso, hecho que se sumaba a otras críticas hacia el gobernador. Valdivia salió hacia el Perú en 1548 junto a Gerónimo de Alderete a buscar ayuda y afianzamiento como gobernador ante el representante de la corona en el Perú, y tuvo que  ser juzgado por numerosos cargos en su contra, entre ellos la unión ilegítima con Inés Suárez. El virrey Pedro de la Gasca, después de escuchados los alegatos, lo exonera de todos los cargos, excepto en lo relacionado con Inés Suárez. . La Gasca ordena imperativamente a Pedro de Valdivia que termine su relación con Inés Suárez, ordenándole casarla con un vecino de su elección, recomendándole seguir las directivas de la iglesia respecto de su legítimo matrimonio con Marina Ortiz de Gaete. El virrey, como sacerdote, no podía hacer la vista gorda ante una relación extramarital pública y notoria.

Tras casarse con Rodrigo Quiroga, Inés se caracterizó por llevar una vida tranquila. Ambos fueron personas principales en Chile, y contribuyeron a la construcción de templos (Merced y Montserrat), en Santiago así como hospitales y colegios. No tuvieron hijos, ya que Inés era estéril, aunque Rodrigo de Quiroga ya tenía una hija mestiza, nacida antes del matrimonio con Inés. La muerte de Inés se produjo alrededor del año 1580, ya de avanzada edad, el mismo año en que murió su marido.

 

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/In%C3%A9s_Su%C3%A1rez