Ayuntamiento de Villafranca de los Caballeros Tel: 926 55 86 40

Utilizamos 'cookies' de terceros para analizar las visitas que recibe la web con fines estadísticos. Pulse Aceptar para su uso.

Para más información pulse Saber más

Acepto
Banner Secci turismo

Hidrografía

Las lagunas Grande y Chica de Villa-franca de los Caballeros, ocupan una superficie de unas 180 ha y tienen carácter permanente. Estas lagunas se encuentran en la cuenca del río Gigüe­la, que discurre al norte de las mismas, perteneciendo por tanto a la cuenca hidrográfica del río Guadiana.

Las fuentes hídricas de tas que se nutren las lagunas son las siguientes:
1. Escorrentía. Esta forma de alimenta­ción aporta poca cantidad de agua a las lagunas debido a la permeabilidad del suelo y a la escasa precipitación del territorio.
2. Precipitación directa. En los perio­dos de lluvias, las lagunas pueden lle­gar a recibir una apreciable cantidad de agua directamente.
3. Aportaciones del acuífero. Estas lagunas son áreas de descarga del acuífero 20 {terciario detrítico-calizo del norte de La Mancha), estando incluidas dentro de la unidad hidroge-ológica 04.03. Consuegra-Villacañas.
4. Concesión de aguas procedentes del río Gigüela. Existen referencias históricas en documentos del siglo XVI y posteriores, donde se hace referen­cia a una concesión histórica para el llenado de las lagunas con aguas pro­cedentes del río Gigüela.

La Comisaría de Aguas del Guadiana en el año 1972, requirió al Ayunta­miento de Villafranca de los Caballeros para formalizar la concesión de aguas del río Gigüela a las lagunas, fijando el caudal de la concesión. Este caudal se estableció en base a un caudal perma­nente del río, una precipitación media anual 380 mm, una superficie lagunar 140 ha y un descenso anual de la lámi­na de agua originada por filtraciones y evaporación de 90 cm. En base a estos datos se estableció una conce­sión de 40 l/seg (concesión aprobada el 9 de junio de 1979).

Villafranca de los Caballeros ha reali­zado desde antiguo canalizaciones y terraplenes para evitar las avenidas que provocaban los ríos Amarguillo y Gigüela, ya que las tierras anegadas en época de crecida quedaban impro­ductivas por algún tiempo debido a la composición salina de sus aguas. El Ministerio de Obras Públicas, el 14 de octubre de 1985 y ante la situación existente en las Tablas de Daimiel (sobreexplotación del acuífero 23), aprueba un proyecto de regeneración hídrica que incluye la limpieza y draga­do del río Gigüela en 15 kilómetros, entre Quero y Villafranca de los Caba­lleros; además del dragado, se reali­zan los trasvases a las lagunas, cons­truyéndose a la entrada del caz un pequeño muro de hormigón con una trampilla. De esta forma, estas actua­ciones antrópicas han provocado una importante transformación del río Gigüela, ejecutadas especialmente entre los años 1986 y 1988: obras de drenaje, rectificación, canalización y profundización de su cauce (1 a 2 metros). Este hecho ha provocado una progresiva reducción del caudal e incluso su desaparición en periodos de sequía; por su parte la profundización del cauce no sólo ha conducido a un descenso del acuífero colindante al río, sino que dificulta la entrada de agua a las lagunas.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s